Es indudable, que la pandemia del coronavirus ha ralentizado todas las actividades económicas en general, y por supuesto, ha afectado al sector inmobiliario en particular.

Las compraventas han estado paralizadas durante los meses de confinamiento y una vez que se ha vuelto a la nueva normalidad, el sector va avanzando lentamente.

En concreto, en Jerez de la Frontera, una vez que se acabó el confinamiento y que muchas familias se dieron cuenta de que sus viviendas no reunían las características adecuadas, hubo cierto repunte de ventas sobre todo, de viviendas que contaban con espacios exteriores, y esta tendencia se sigue manteniendo con gente que demanda inmuebles con terraza, áticos que tengan espacio exterior y viviendas unifamiliares con jardín.

Por otro lado, existe otro tipo de cliente que está aprovechando la bajada de los precios y que cuentan con un poder adquisitivo suficiente como para comprar un inmueble de una forma relativamente rápida.

El prototipo de cliente que está ejecutando este tipo de compraventa no es especialmente joven, sino clientes que se han decidido a cambiar de vivienda para mejorar su calidad de vida y que tienen posibilidades económicas de hacerlo.

Con respecto a la situación del alquiler en la ciudad, sigue existiendo mucha más demanda que oferta, y sobre todo en alquileres a largo plazo, sin embargo los precios se mantienen muy parecidos a los que había antes de la pandemia.

Otra de las consecuencias del Covid 19, es que muchos propietarios que tenían pisos en alquiler para estancias cortas, sobretodo, dedicados al turismo, se plantean la venta de sus inmuebles a causa de las restricciones de movilidad existentes.

En nuestra agencia inmobiliaria Alberto Villagrán, contamos con una oferta de inmuebles para todos los gustos en los que podrás invertir y mejorar tu calidad de vida.